Entradas

Mostrando entradas de abril, 2019

Parashat Kedoshim 5779

Imagen
“Elogio de la diferencia” Por Adi Cangado Comentario a la Parashat Kedoshim


Elogio de la diferencia. Elogio del aprendiz. Elogio del buscador. La vida es búsqueda. Buscamos continuamente y tratamos de entender, de hallar respuestas, de dar significados, de tomar un rumbo. También la especie en su conjunto busca, y los pueblos y distintos grupos humanos cada uno a su manera señalan lo más importante en la vida, lo más deseable o elevado, desarrollando así la idea de Dios, y reclaman de los fieles la imitación de Dios. Dios. ¿Cómo podemos saber sobre Dios? ¿Dónde reside? Incluso a Moisés Dios le dice: “No puedes ver Mi rostro, pero haré pasar toda Mi bondad ante ti”. En el judaísmo no existen imágenes para lo divino, sencillamente porque no es posible. Dios no tiene imagen, ni cuerpo, ni forma, ni lugar, ni tiempo: no puede verse. Pero, ¿acaso no es visible? El pueblo judío tiene libros: palabra escrita, palabra leída en voz alta y escuchada, que aprendemos y enseñamos. Incluso el judío en…

Parashat Ajaré Mot 5779

Imagen
"Un altar en el desván y un giro copernicano" Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Ajaré Mot


Cuando tenía diez u once años, mis conocimientos de judaísmo eran mínimos. Mi abuelo me había comprado el libro “Las bellezas del Talmud”: mi primer libro judío. Lo devoraba con pasión. Nunca olvidaré el sabor de aquel primer dulce: las historias y enseñanzas de los rabinos seleccionadas para una antología por Rafael Cansinos Assens. Mientras lo leía, aprendí que el séptimo día de la semana, el sábado (el Shabat), debía guardarse descanso, de manera que descansé. ¿Cómo empezaba el Shabat? No lo sabía. De las candelas, de la bendición del vino, del Kidush, de la cena festiva, etcétera, no tenía información. Mis únicas herramientas eran saber que los días empezaban con la puesta de sol y que al terminar el Shabat se hacía Havdalá encendiendo una vela. Como mis padres no querían ni oír hablar de judaísmo, arreglé una mesa baja en el desván, la cubrí con una cartulina blanca en la que h…