Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2018

Comentario a la Perashat Ki Tisá, por Adi Cangado

"Ídolos" Por Adi Cangado
Comentario a la Perashat Ki Tisá
En los primeros versículos de esta semana nos encontramos a Moisés en la montaña, a punto de bajar con las tablas de piedra que llevan grabadas las diez "palabras", aséret ha-dibrot, los diez conceptos encerrados en los llamados diez mandamientos. En el primero de ellos, Dios se presenta como la Fuente que había inspirado a los israelitas a cruzar Yam Suf, el mar de juncos, y que les había dado fe en ellos mismos para caminar sobre la tierra seca entre las aguas para liberarse del yugo del Faraón. En el segundo, lo Divino les advierte: Él no es representable en imágenes. No tendrás otros dioses para postrarte ante ellos. ¿Acaso era tan difícil? No eran creencias nuevas para ellos, sino que estos dos primeros cometidos hundían sus raíces en su origen como pueblo, como colectivo humano. Era el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob quien les interpelaba. El Dios de Abraham, ¡qué curioso! El hombre que lo había ca…

Comentario a la Perashat Mishpatim, por Adi Cangado

"Fuera de lugar" Por Adi Cangado
Comentario a la Perashat Mishpatim

   La semana pasada Yitró, suegro de Moshé, le recomendaba nombrar jueces que pudiesen aliviar la carga de dirimir los conflictos que surgían entre los israelitas y el pueblo de Israel se asentaba frente a Sinaí y recibía los diez mandamientos.
   El relato de la Torá continúa con otros preceptos que regularán la coexistencia en el desierto, algunos expresados en forma de casuística legal y otros que reflejan el mismo estilo exclamativo e imperativo de los diez mandamientos. Muchas de estas leyes fueron adoptadas de los códigos legales de otras naciones a lo largo de los primeros siglos de formación del pueblo de Israel; algunas nos resultan extrañas si las leemos desde la óptica del europeo moderno, pero otras conservan completamente su actualidad, como por ejemplo la protección del débil, de la viuda, el huérfano, el pobre.
   A pesar de la indudable influencia de la época, y como siempre ha ocurrido en l…