Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

"Caín y Abel: ¿Acaso soy el guardián de mi hermano?", por Adi Cangado

“¿Acaso soy el guardián de mi hermano?”
Por Adi Cangado

  A lo largo de su historia el ser humano ha tenido que enfrentar la difícil tarea de asumir la muerte, de ser consciente del deterioro del cuerpo humano, de las enfermedades que le afectan y de la agonía de la incertidumbre sobre qué ocurre después cuando el último hálito se escurre entre los labios. En esta lucha el ser humano ha avanzado considerablemente. Después de decenas  de  miles  de años,  es capaz de paliar la enfermedad, prevenirla o curarla, o hacerla llevadera en aquellos casos en los que no se ha hallado todavía la poción sanadora, mejorando la calidad de vida de sus congéneres y alargando los años proporcionalmente: la infancia es más larga, el fervor de la adolescencia se prolonga más allá de la antigua madurez, y la edad madura ha retrasado la ancianidad, que llega tarde, afable y duradera. No obstante, quedan muchos lugares en el mundo a los que dichos avances científicos y sociales no han llegado, siendo un pre…

Comentario a la Perashat Beshalaj, por Adi Cangado

“No de pan solamente vive el hombre”Por Adi Cangado
Comentario a la Perashat Beshalaj
En la porción de lecturas de esta semana la Torá nos narra los primeros pasos de los israelitas después de ser liberados de la esclavitud. Salen de Egipto, cruzan Yam Suf, “el mar de juncos”, y cuando hubieron cruzado entonces Moisés cantó y los hijos de Israel cantaron y Miriam la profetisa cantó y todas las mujeres con ella, hasta que llegaron al desierto. El mar y el desierto son lugares curiosos y llenos de simbolismo. Cuando observamos la orilla del mar o las olas rompiendo contra las rocas, el sonido que generan nos recuerda a voces, como si nos estuviese hablando. Después de cruzar Yam Suf el pueblo cantó como si su canción, a la que curiosamente llamamos shirat ha-yam “la canción del mar”, fuese una réplica o un eco. Esta parte de la narración aparece además en el rollo de la Torá con el texto estructurado de tal modo que las frases parecen reflejar o dibujar, visualmente, las olas del mar. Pero …

Comentario a la Perashat Bo, por Adi Cangado

¿Nostalgia o confianza?
Comentario a la Perashat Bo Por Adi Cangado
   Este año 2018 se celebra el bicentenario de la fundación del Templo de Hamburgo, el Israelitischer Tempel, pionero de lo que en la actualidad conocemos como judaísmo reformista. En plena Ilustración el status de los judíos en muchos lugares de Europa cambia completamente: se convierten en ciudadanos de pleno derecho de sus países. Algunos años antes, en 1801, el filántropo Israel Jacobson, lector incansable de Gotthold Ephraim Lessing y de Moses Mendelssohn, había fundado en Seesen un colegio para cuarenta niños judíos y veinte niños cristianos. En el año 1810 creó para aquella escuela un Templo judío, introduciendo el órgano para los servicios religiosos, a cuyas notas acompañaban las voces de un coro de niños que entonaban himnos religiosos en alemán, con oraciones que se recitaban algunas en hebreo y algunas en alemán. Esta resolución por adaptar el judaísmo a la época inspiró a cada vez más judíos, y el día 11…

"Shifrá y Puá: desobediencia y libertad", por Adi Cangado

Los decretos del Faraón para exterminar a los israelitas no dan su fruto. Los israelitas siguen reproduciéndose a pesar de los trabajos forzados. Entonces llama a dos parteras hebreas, Shifrá y Puá (vv. 1:15-16): “Y dijo el rey de Egipto a las parteras hebreas, que el nombre de una era Shifrá y el nombre de la otra Puá. / Y dijo: «Cuando asistáis a las hebreas en el parto y veáis al ha-abnayim, si es niño lo mataréis y si es niña dejad que viva».”
   Los primeros shemot, nombres, de dos mujeres que sí son libres pues conservan su humanidad en medio del terror.
   No es fácil de traducir la expresión al ha-abnayim. Podría estar relacionada con eben “piedra” [אבן], en su forma dual abnayim [אבנים] haciendo referencia a alguna clase especial de asiento que se usase entonces para las mujeres que van a parir. Pero también podría venir de abén [אבן], un posible alomorfo de ben “hijo” [בן] con una letra alef [א] prostética (similar a ibn en árabe). Tal vez lo que el Faraón desea es que l…