Entradas

Parashat Shemot 5779

Imagen
“La resistencia al sufrimiento y un Eterno acontecer” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Shemot

Shemot. Nombres. Nombres de hombres, de mujeres, de lugares, de tiempos, y de dioses. La palabra, en el pensamiento y en los labios, delimita lo nombrado, lo reconstruye y lo moldea. En parte, el mundo que nos rodea es tal y como lo llamamos, tal y como lo nombramos. Cada fenómeno que se presenta a la percepción inspira su nombre, pero después tal palabra le devuelve su aparente ser: su ser posible. La esencia se revela pura, se percibe fragmentada y limitada a la memoria y a la percepción humana, pero después y cada vez que regresa quedó ya atrapada en la palabra dada para nombrarla.
La naturaleza y la historia humana han inspirado a los pueblos, y éstos, sin ningún lugar a dudas, han dado nombres a sus dioses. ¿Qué reside en el nombre? ¿Qué nos dice del pueblo que lo pronuncia? ¡Qué fuerza increíble tienen los nombres! En la porción de esta semana se nos narra cómo lo Divino se reveló a…

Parashat Vayigash 5779

Imagen
“El lugar del encuentro posible” Por Adi Cangado



Comentario a la Parashat Vayigash
Cuando la semana pasada concluíamos la lectura de la porción semanal, se nos quedó el corazón en un puño. La copa de adivinación es descubierta en el saco de Benjamín y como castigo será siervo para el visir. La promesa de Judá a su padre no podrá cumplirse. Ha fallado.
Pero entonces vayigash elav Yehudá se acercó a él Judá. Este será el primer paso, el desencadenante, del reencuentro de José con sus hermanos y más tarde con su padre después de muchos años. Pero, ¿por qué precisamente dice la Torá vayigash? Vayigash elav Yehudá vayomer “se acercó a él Judá y (le) dijo” (Gén. 44:18).
En la Biblia Hebrea el verbo nagash se utiliza principalmente con las tres acepciones siguientes: entrar en guerra (como en 2 Samuel 10:13), reconciliarse (como en Josué 14:6) y rezar (como en 1 Reyes 18:36). Judá tiene tres salidas posibles, pero finalmente se acerca al visir y habla con él. Ha crecido. Ya no es el joven inconsc…

Parashat Vayeshev 5779

Un trocito de apio” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Vayeshev
Las generaciones de los patriarcas podrían resumirse en las figuras de Abraham, Isaac y Jacob. A ellos tres citan las oraciones cuando rezamos cada día: el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Así se revela lo Divino también a Moisés, pasados muchos años, en la montaña.
En la porción de esta semana, la Parashat Vayeshev (“Se asentó”), la Torá centra su atención en uno de los hijos de Israel en particular: Yosef. Él será el enlace entre los patriarcas y Moisés; él descenderá a Egipto de manera traumática y sus huesos acompañarán al pueblo de Israel, después de liberarse del yugo de la esclavitud, de vuelta a la tierra de Canaán.
Jacob se asentó en la región donde su padre había vivido en la tierra de Canaán. Yosef tenía 17 años de edad. Siendo un joven, cuidaba de las ovejas con sus hermanos, los hijos de Bilhá y de Zilpá, mujeres de su padre. Israel amaba a Yosef más que a cualquiera de sus otros hijos, puesto que él …

Parashat Vayishlaj 5779

Imagen
"Historia de una yod” Por Adi Cangado


Comentario a la Parashat Vayishlaj
Esta historia empieza con una letra yod (י) que fue arrancada de la palabra que habitaba, pero su ausencia servirá de introducción para hablar de nuestra protagonista. Cuando el pueblo de Israel está a punto de entrar en la tierra de Canaán, Moisés canta. En la Shirat Moshé o “Cántico de Moisés” (Deut. 32) nos encontramos esta extraña metáfora sobre la instrucción, la enseñanza (v. 32:13):
יַרְכִּבֵ֨הוּ֙ עַל־בָּ֣מֳתֵי אָ֔רֶץ וַיֹּאכַ֖ל תְּנוּבֹ֣ת שָׂדָ֑י וַיֵּֽנִקֵ֤הוּ דְבַשׁ֙ מִסֶּ֔לַע וְשֶׁ֖מֶן מֵֽחַלְמִ֥ישׁ צֽוּר: “Los hizo cabalgar sobre los lugares altos de la tierra, para que comieran el producto del campo. Les amamantó con miel de una roca y con aceite de la parte más dura del peñasco.”
El verbo que se utiliza aquí es dar el pecho, amamantar, como si la Torá fuese leche materna, mezcla de miel y aceite. A la palabra vayenikehu (ויניקהו) le falta una letra: la yod. El Baal Haturim, en sus glosas, añade: “Fal…

Parashat Jayé Sará 5779: Reflexiones sobre el atentado en "Tree of Life" (Pittsburgh)

Imagen
“Stronger than hate” Por Adi Cangado Comentario a la Parashat Jayé Sará


Cuando Sara fallece en Kiriat Arbá, Hebrón, Abraham habla a los hititas y les dice lo siguiente (Gén. 23:4): גֵּֽר־וְתוֹשָׁ֥ב אָֽנֹכִ֖י עִמָּכֶ֑ם תְּנ֨וּ לִ֤י אֲחֻזַּת־קֶ֨בֶר֙ עִמָּכֶ֔ם וְאֶקְבְּרָ֥ה מֵתִ֖י מִלְּפָנָֽי: “Soy guer ve-toshab extranjero y un habitante entre vosotros. Dadme propiedad para sepultura entre vosotros y así enterraré a mi muerta de delante de mí.” Entre los hititas estaba sentado Efrón, hijo de Tsójar, quien venderá a Abraham la cueva de la Majpelá: el campo, con todos sus árboles, y la cueva que había en él, para que Abraham pueda dar sepultura a Sara. En el versículo 25:23 del libro de Vayikrá (Levítico) leemos esta advertencia: וְהָאָ֗רֶץלֹ֤אתִמָּכֵר֙לִצְמִתֻ֔תכִּי־לִ֖יהָאָ֑רֶץכִּֽי־גֵרִ֧יםוְתֽוֹשָׁבִ֛יםאַתֶּ֖םעִמָּדִֽי: “Y la tierra no será vendida de manera irrevocable, pues la tierra es Mía y vosotros guerim ve-toshabim extranjeros y huéspedes en ella.” Había estudiado en profundidad otro vers…