Entradas

Parashat Bejukotay 5779

Imagen
”Regresar, reparar, resistir.” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Bejukotay


“Y tus descendientes reconstruirán las antiguas ruinas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado “reparador de brechas”, “restaurador de caminos”, para morar en ellas.” (Isaías 58:12)
Después de instruir a los israelitas sobre los preceptos de shemitá (el año sabático o año de descanso para la tierra) y yovel (el jubileo), Dios detalla las bendiciones que brotarán de su cumplimiento y las consecuencias terribles que se derivan de su abandono. La mayoría de los años leemos las dos porciones juntas, Behar y Bejukotay, pues la segunda es continuación de la primera; y dado que el relato comenzaba be'har “en la montaña” (Lev. 25:1), concluye también be'har (Lev. 27:34).
El descanso de la tierra promete a sus moradores prosperidad: prosperidad en la sostenibilidad. Al igual que el hombre o la mujer que no descansan de su trabajo acaban bajo el yugo de la esclavitud y de la explot…

Parashat Behar 5779

Imagen
“La tierra no nos pertenece” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Behar


“Y la tierra no puede venderse a perpetuidad, porque es Mía, y vosotros extranjeros y habitantes conmigo.” (Lev. 25:23)
Hace poco más de diez años, el día 8 de abril del año 2009, me levanté antes de la salida del sol, cogí el libro de oraciones y me fui al paseo marítimo de la ciudad. Allí, sentado en un banco, me puse la kipá y esperé a que amaneciese para recitar la birkat ha'jamá, la “bendición del sol”. Cada veintiocho años el sol, de acuerdo a nuestra tradición, regresa a su lugar original, a su punto de partida. La última vez había sido en 1981, un año antes que naciese. Quería pronunciar aquella bendición, con las oraciones que la acompañan, con perfecta concentración. Pensaba, “¿y si dentro de veintiocho años, en el 2037, no pudiese o no estuviese?”. En la Parashat Behar Moisés da instrucción a los israelitas para guardar un Shabat de años en lugar de días, sh'mitá o “año sabático”, el séptimo año…

Parashat Emor 5779

Imagen
“Cuatrocientas veces” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Emor


El pasado domingo día 28 de abril se celebraron elecciones generales en España y por primera vez miles de personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental o deterioro cognitivo pudieron ejercer su derecho al voto. Hace un siglo las mujeres también se embarcaron en esta batalla: las sufragistas. Lily Montagu, madre del judaísmo liberal, era sufragista. Fue la primera mujer en subir al púlpito de una sinagoga y dirigir la oración para su comunidad. En su época la mujer era considerada por muchos (hombres y también mujeres) precisamente como una discapacitada para determinados asuntos y ante la toma de decisiones tales como votar. Hasta hace no mucho se pensaba que los homosexuales tenían una enfermedad mental. El género, el color de la piel, la orientación sexual o el origen, fueron excusa para discriminar y segregar en un mundo dominado por varones blancos, de determinada edad, debidamente casados, respetables y p…

Parashat Kedoshim 5779

Imagen
“Elogio de la diferencia” Por Adi Cangado Comentario a la Parashat Kedoshim


Elogio de la diferencia. Elogio del aprendiz. Elogio del buscador. La vida es búsqueda. Buscamos continuamente y tratamos de entender, de hallar respuestas, de dar significados, de tomar un rumbo. También la especie en su conjunto busca, y los pueblos y distintos grupos humanos cada uno a su manera señalan lo más importante en la vida, lo más deseable o elevado, desarrollando así la idea de Dios, y reclaman de los fieles la imitación de Dios. Dios. ¿Cómo podemos saber sobre Dios? ¿Dónde reside? Incluso a Moisés Dios le dice: “No puedes ver Mi rostro, pero haré pasar toda Mi bondad ante ti”. En el judaísmo no existen imágenes para lo divino, sencillamente porque no es posible. Dios no tiene imagen, ni cuerpo, ni forma, ni lugar, ni tiempo: no puede verse. Pero, ¿acaso no es visible? El pueblo judío tiene libros: palabra escrita, palabra leída en voz alta y escuchada, que aprendemos y enseñamos. Incluso el judío en…

Parashat Ajaré Mot 5779

Imagen
"Un altar en el desván y un giro copernicano" Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Ajaré Mot


Cuando tenía diez u once años, mis conocimientos de judaísmo eran mínimos. Mi abuelo me había comprado el libro “Las bellezas del Talmud”: mi primer libro judío. Lo devoraba con pasión. Nunca olvidaré el sabor de aquel primer dulce: las historias y enseñanzas de los rabinos seleccionadas para una antología por Rafael Cansinos Assens. Mientras lo leía, aprendí que el séptimo día de la semana, el sábado (el Shabat), debía guardarse descanso, de manera que descansé. ¿Cómo empezaba el Shabat? No lo sabía. De las candelas, de la bendición del vino, del Kidush, de la cena festiva, etcétera, no tenía información. Mis únicas herramientas eran saber que los días empezaban con la puesta de sol y que al terminar el Shabat se hacía Havdalá encendiendo una vela. Como mis padres no querían ni oír hablar de judaísmo, arreglé una mesa baja en el desván, la cubrí con una cartulina blanca en la que h…

Parashat Vayak'hel 5779

Imagen
“El servicio del corazón” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Va'yak'hel


Las cosas que más nos gustan nos definen. Preguntamos al invitado qué le apetece beber (¿café o té?) y al cliente que entra en la tienda “qué desea”. Si queremos hacer un regalo a un ser querido, buscamos el que sabemos que le hará ilusión y le agradará. ¿Qué mueve su corazón? ¿Con qué provocaremos su alegría o su excitación? La tradición judía es tan inmensa en su extensión textual que al final eliges a determinados sabios, hombres y mujeres que llenan de inspiración las páginas de los libros que habitan la estantería y las mesas, y de cada autor determinadas obras, y en cada obra acabamos subrayando y glosando solamente algunos párrafos. Puedo confesar mis preferencias. Al igual que para muchos judíos y judías en el mundo, la Biblia Hebrea (Tanaj) y el Talmud ocupan un lugar muy importante en mis horas de estudio, pero mi libro favorito es, sin lugar a dudas, el libro de oraciones o sidur. ¿Cuántos si…