Entradas

Parashat Vayak'hel 5779

Imagen
“El servicio del corazón” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Va'yak'hel


Las cosas que más nos gustan nos definen. Preguntamos al invitado qué le apetece beber (¿café o té?) y al cliente que entra en la tienda “qué desea”. Si queremos hacer un regalo a un ser querido, buscamos el que sabemos que le hará ilusión y le agradará. ¿Qué mueve su corazón? ¿Con qué provocaremos su alegría o su excitación? La tradición judía es tan inmensa en su extensión textual que al final eliges a determinados sabios, hombres y mujeres que llenan de inspiración las páginas de los libros que habitan la estantería y las mesas, y de cada autor determinadas obras, y en cada obra acabamos subrayando y glosando solamente algunos párrafos. Puedo confesar mis preferencias. Al igual que para muchos judíos y judías en el mundo, la Biblia Hebrea (Tanaj) y el Talmud ocupan un lugar muy importante en mis horas de estudio, pero mi libro favorito es, sin lugar a dudas, el libro de oraciones o sidur. ¿Cuántos si…

Parashat Ki Tisá 5779

Imagen
"De Kohélet a Kierkegaard" Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Ki Tisá

Para todo hay un tiempo adecuado, una ocasión para cualquier asunto bajo los cielos. / Un tiempo para dar a luz y un tiempo para morir; un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo que se ha plantado. / Un tiempo para matar y un tiempo para sanar; un tiempo para romper y un tiempo para construir. / Un tiempo para llorar y un tiempo para reír; un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar. / Un tiempo para lanzar piedras y un tiempo para recoger piedras; un tiempo para abrazar y un tiempo para alejarse de un abrazo. / Un tiempo para buscar y un tiempo para perder; un tiempo para conservar y un tiempo para dejar ir. / Un tiempo para rasgar y un tiempo para coser; un tiempo para callar y un tiempo para hablar. / Un tiempo para amar y un tiempo para odiar; un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz.” (Kohélet 3:1-8).
Cuando leemos la Parashat Ki Tisá es inevitable deternerse en el relato de…

Parashat Tetsavé 5779

Imagen
"Lámparas de aceite" Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Tetsavé


Centinela, ¿qué será de la noche? Centinela, ¿qué trae la noche?” Contestó el centinela: “Llegó la mañana y también la noche”. (Isaías 21:11)
Luz. Oscuridad. Luz de conocimiento, luz de la razón, luz de liberación, y allí a donde no llega ella, lo hace la noche: las noches de la ignorancia, de la superstición y de la muerte. Desiderius Erasmus de Rotterdam, un teólogo católico de los siglos quince y dieciséis, dijo: “Crea luz y la oscuridad desaparecerá sin más”. ¿Buscamos la luz? Los sabios, de bendita memoria, dijeron: “Estas siete cosas fueron creadas antes que fuese creado el universo: la primera, la Torá” (Bavlí, Pesajim 54a). ¿Cómo es posible?
Al principio, fue la luz. Sin ella la vida en nuestro planeta, nuestro hogar, no brotaría en la forma en que lo hace. Ella hace visible el mundo que nos rodea: cada rostro, cada detalle. A la luz del mundo, de la naturaleza y de la historia, nuestros antepasados ap…

Parashat Shemot 5779

Imagen
“La resistencia al sufrimiento y un Eterno acontecer” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Shemot

Shemot. Nombres. Nombres de hombres, de mujeres, de lugares, de tiempos, y de dioses. La palabra, en el pensamiento y en los labios, delimita lo nombrado, lo reconstruye y lo moldea. En parte, el mundo que nos rodea es tal y como lo llamamos, tal y como lo nombramos. Cada fenómeno que se presenta a la percepción inspira su nombre, pero después tal palabra le devuelve su aparente ser: su ser posible. La esencia se revela pura, se percibe fragmentada y limitada a la memoria y a la percepción humana, pero después y cada vez que regresa quedó ya atrapada en la palabra dada para nombrarla.
La naturaleza y la historia humana han inspirado a los pueblos, y éstos, sin ningún lugar a dudas, han dado nombres a sus dioses. ¿Qué reside en el nombre? ¿Qué nos dice del pueblo que lo pronuncia? ¡Qué fuerza increíble tienen los nombres! En la porción de esta semana se nos narra cómo lo Divino se reveló a…

Parashat Vayigash 5779

Imagen
“El lugar del encuentro posible” Por Adi Cangado



Comentario a la Parashat Vayigash
Cuando la semana pasada concluíamos la lectura de la porción semanal, se nos quedó el corazón en un puño. La copa de adivinación es descubierta en el saco de Benjamín y como castigo será siervo para el visir. La promesa de Judá a su padre no podrá cumplirse. Ha fallado.
Pero entonces vayigash elav Yehudá se acercó a él Judá. Este será el primer paso, el desencadenante, del reencuentro de José con sus hermanos y más tarde con su padre después de muchos años. Pero, ¿por qué precisamente dice la Torá vayigash? Vayigash elav Yehudá vayomer “se acercó a él Judá y (le) dijo” (Gén. 44:18).
En la Biblia Hebrea el verbo nagash se utiliza principalmente con las tres acepciones siguientes: entrar en guerra (como en 2 Samuel 10:13), reconciliarse (como en Josué 14:6) y rezar (como en 1 Reyes 18:36). Judá tiene tres salidas posibles, pero finalmente se acerca al visir y habla con él. Ha crecido. Ya no es el joven inconsc…

Parashat Vayeshev 5779

Un trocito de apio” Por Adi Cangado
Comentario a la Parashat Vayeshev
Las generaciones de los patriarcas podrían resumirse en las figuras de Abraham, Isaac y Jacob. A ellos tres citan las oraciones cuando rezamos cada día: el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Así se revela lo Divino también a Moisés, pasados muchos años, en la montaña.
En la porción de esta semana, la Parashat Vayeshev (“Se asentó”), la Torá centra su atención en uno de los hijos de Israel en particular: Yosef. Él será el enlace entre los patriarcas y Moisés; él descenderá a Egipto de manera traumática y sus huesos acompañarán al pueblo de Israel, después de liberarse del yugo de la esclavitud, de vuelta a la tierra de Canaán.
Jacob se asentó en la región donde su padre había vivido en la tierra de Canaán. Yosef tenía 17 años de edad. Siendo un joven, cuidaba de las ovejas con sus hermanos, los hijos de Bilhá y de Zilpá, mujeres de su padre. Israel amaba a Yosef más que a cualquiera de sus otros hijos, puesto que él …