Entradas

Parashat Vayetsé 5781

Imagen
  " Un regalo de terreno recién arado " Comentario a la Parashat Vayetsé Por Adi Cangado Me gustaría empezar este comentario con un poema de Walt Whitman que se titula Cuando escuché al astrónomo erudito : Cuando escuché al astrónomo erudito, Cuando las pruebas, las cifras, fueron puestas en columnas delante de mí.] Cuando me enseñaron los mapas y los diagramas, para sumarlos, dividirlos, medirlos,] Cuando sentado escuché al astrónomo, con gran aplauso en el salón,] Qué extrañamente rápido me harté, Hasta que levantándome y deslizándome me alejé solo, En el aire nocturno, místico y húmedo, y de tiempo en tiempo, Miré en perfecto silencio las estrellas. ¿Cuándo perdimos la capacidad de asombro, de profunda admiración del universo? Seguramente recordaréis la sensación de humildad que os invadió ante un paisaje sublime mirado por primera vez, o una pieza de música clásica escuchada por primera vez. Tal vez un monumento, ya ojeado en páginas de una guía de viaje, pero qu

Parashat Bereshit 5781

Imagen
“ Mucho más allá de la naturaleza” Comentario a la Parashat Bereshit Por Adi Cangado Antes de concluir la lectura de la Torá, leemos que el pueblo de Israel está a punto de entrar en la tierra prometida. Tras muchos años en el desierto, están a unos pasos, tan cerca, faltando pocos días para cruzar el río Jordán. Pero en lugar de continuar con el relato en el libro de Josué, la tradición nos pide que volvamos a empezar en el principio, “y la tierra era caos y desolación, y una oscuridad cubría la superficie de las profundidades” (Gén. 1:2). Tenían planes, estaban a punto de llegar, y de repente todo es caos y desolación, todo es oscuridad. Así se ha sentido mucha gente en fechas recientes. Esta transición nos habla sobre nuestra fragilidad, y también sobre la crueldad que, a veces, nos revela la naturaleza. Este sábado leemos en la Parashat Bereshit, el origen de la naturaleza, que cuando Dios concluye la obra de la creación, y ve todo lo que ha creado, he aquí que era tov meod ,

Parashat Ha'azinu 2020

Imagen
  “ Los días de mirar hacia atrás” Comentario a la Parashat Ha'azinu Por Adi Cangado El pasado viernes arrancaba un nuevo año judío, el año 5781, en hebreo Rosh Ha-shaná , el primero del año. Antes de su llegada la gente se llama y se escribe para desear que el año sea bueno y dulce. Recibes y envías un montón de mensajes y correos de shaná tová u-metuká , un “año bueno y dulce”, muchas veces acompañando el saludo con imágenes de manzanas y miel, pues es costumbre comer manzana con miel esa noche, metáfora de un año bueno y dulce, y a veces un shofar acostado junto a ellas es parte de la felicitación o de la tarjeta, porque ese día es también yom teruá , el día de los toques y las voces del shofar. La mayoría asocia el 1º de Tishrí con esas imágenes: la gente se saluda con un shaná tová , manzanas con miel, y los toques del shofar. Pero, ¿es ese realmente el mensaje principal del día? En la Torá ni siquiera aparece la expresión Rosh Ha-shaná , pues el año antiguamente comenzaba

Rosh Hashanah and the Akedah: Where was Sarah?

The Akedah: And Sarah tested God By Adi Cangado Abram took to himself a wife, her name being Sarai. Now Sarai was barren, she had no child. From Ur of the Chaldeans for the land of Canaan she set out, but when she had come as far as Haran, she settled there, in the tent. God appeared to Abram, they talk time and time again. And where is Sarai? There, in the tent. She had no child. She went forth from her native land, from her father's house, from Haran as far as Shechem, from there to east of Bethel, then toward the Negeb. “What a beautiful woman you are!”, Abram said to his wife Sarai, “because of you, I may remain alive”. But she had no child. There was a famine in the land, and they went down to Egypt. “Please say that you are my sister”, he said. So she played the sister. From Egypt, she went up into the Negeb, from the Negeb as far as Bethel, “Here is where I used to stay”, Sarai said, “in the tent”. Now Sarai was barren, she had no child. “Perhaps I shall have a child through

Nitsavim - Vaiélej 2020

Imagen
“ ¿Quién está escuchando?” Por Adi Cangado A medida que se acerca el final del libro de Deuteronomio, la Mishné Torá o “repetición de la Torá”, el mensaje de Moisés al pueblo crece en intensidad. Pero, ¿quién está escuchando? Al repetir en voz alta el texto, ¿ante qué audiencia se está pronunciando? Esta semana leemos juntas las porciones “Nitsavim” (v. 29:9-30:20) y “Vaiélej” (cap. 31), y escuchamos estas palabras: “ Vosotros estáis presentes hoy todos juntos ante el Eterno vuestro Dios, también el que corta leña y el que extrae agua de los pozos. Pero no solamente estáis aquí vosotros, y no solamente es con vosotros que se establece este pacto, este cometido, sino que con quien está presente aquí con nosotros hoy y también con los que no están aquí con nosotros hoy.” (basado en Deut. 29:9-14) Tras escuchar de su boca estas palabras, en voz alta, Julda, en su escuela de Jerusalem, se queda paralizada observando la luz que entra por las ventanas, mientras el rollo se escurre en s

Parashat Ki Tavó 2020

Imagen
  “ A la miel y al aguijón” Comentario a la Parashat Ki Tavó Por Adi Cangado La semana pasada leíamos la Parashat Ki Tetsé, “cuando salgas”. Esta semana leemos la Parashat Ki Tavó, “cuando vengas” (Deut. 26:1-29:8). Se trata de una porción llena de contrastes. En el servicio tradicional de una mañana de Shabat, siete personas suben a leer la Torá. Los llamamos olim “los que suben”. La porción queda así dividida en siete aliyot , “subidas”, y un maftir “el que concluye”, a quien se reservan los últimos versículos y que leerá también la Haftará, la porción de los libros de los Profetas que acompaña a cada Parashá. El primer lector o la primera lectora tienen fortuna, pues pronunciarán estas palabras (Deut. 26:1-11): "Cuando vengas a la tierra que el Eterno tu Dios te da como herencia, ocupándola y poblándola, tomarás la primicia de todo fruto del suelo producido por tu tierra que el Eterno tu Dios te da. Debes ponerlo en un canasto, e ir al lugar que el Eterno tu Dios elegir